Páginas vistas en total

viernes, 1 de marzo de 2013

Presentan libro sobre la sociedad teotihuacana

Academia Mexicana de Ciencias
Boletín AMC/080/13
México, D.F., 28 de febrero de 2013

  • La obra es la culminación de una primera fase del proyecto multidisciplinario “Teotihuacan: elite y gobierno”, que reunió a numerosos especialistas
  • Es el primer volumen de una serie y contiene los resultados de los estudios arqueométricos, indispensables para conocer a esta compleja sociedad mesoamericana
La edición, la primera de una serie de volúmenes, es resultado de una investigación realizada en extensivas excavaciones y minuciosas pruebas de laboratorio a lo largo de ocho años (1997-2005).
La edición, la primera de una serie de volúmenes, es resultado de una investigación realizada en extensivas excavaciones y minuciosas pruebas de laboratorio a lo largo de ocho años (1997-2005).

El pasado 14 de febrero, se presentó el libro “Estudios arqueométricos del centro de barrio de Teopancazco en Teotihuacan”, el primero de una serie de volúmenes que compila los resultados de un gran proyecto multidisciplinario enfocado a conocer la forma de vida de las élites de este antiguo centro: revelar las actividades que éstas realizaban en sus residencias, los recursos a los que tenían acceso, su dieta, así como a los grupos étnicos a los que pertenecían.

La doctora Linda Manzanilla Naim, investigadora del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, dirigió este proyecto titulado “Teotihuacan: elite y gobierno”, para el cual, se realizaron extensivas excavaciones, numerosas tomas de muestras y minuciosos análisis en laboratorio a lo largo de ocho años (1997-2005), y se reunió a numerosos especialistas en ciencias naturales, sociales, exactas y humanísticas. Más adelante, Manzanilla se encargó de la integración, edición y publicación de los estudios derivados del proyecto.

La integrante de la Academia Mexicana de Ciencias comentó que esta obra corresponde tan solo a la parte arqueométrica del proyecto, es decir, al conjunto de estudios sobre la caracterización físico-química de los materiales encontrados; su datación, conservación y restauración; la reconstrucción del entorno y de la apariencia física de sus habitantes.

Los estudios arqueométricos son vitales para el proyecto, porque aportan los datos duros que sostienen las interpretaciones e inferencias sobre esta compleja sociedad mesoamericana, de la cual, no se tienen textos. Los próximos libros de la serie abordarán aspectos arqueológicos, como las relaciones comerciales, basados en dichos datos.

La publicación de este primer volumen (a finales del 2012) afirmó la especialista, es la culminación de un ciclo de este gran proyecto, pues de ahora en adelante, el trabajo en campo y el análisis de los materiales continuarán en otra zona de la metrópoli teotihuacana. “Dedicaré mis esfuerzos a seguir excavando Xalla, un gran complejo palaciego al norte de la Pirámide del Sol que probablemente sea el lugar donde los gobernantes tomaban sus decisiones”, aseguró.

Manzanilla explicó que el estudio de ambos sitios permitirá tener una visión más completa sobre la compleja sociedad teotihuacana, pues mientras que Teopancazco era un centro de barrio habitado por élites intermedias, Xalla era un palacio donde vivían los gobernantes. “Son dos niveles de poder los que analizamos en el proyecto de Teotihuacan”.

Durante la presentación del libro, el arqueólogo Leonardo López Luján, también miembro de la AMC, dijo durante su intervención que Linda Manzanilla logró conjuntar creativamente los datos obtenidos tras largos años de excavación y de trabajo de muchos especialistas, para darnos valiosas instantáneas de la vida en Teopancazco.

En libro, “Manzanilla reconstruye, por ejemplo, la realización de ritos semejantes a los que se aprecian en las pinturas murales, y propone el uso de tejos como medio de cambio para obtener tortillas como retribución a servicios prestados”.

La arqueóloga Julie Gazzola, también presentadora de la obra, expresó: “A lo largo de varios años, la doctora Manzanilla nos ha mostrado el camino que deberíamos seguir todos los arqueólogos en nuestro trabajo cotidiano. En este sentido, podemos establecer dos momentos en la arqueología, no solo de Teotihuacan: antes de los trabajos de la doctora Manzanilla y después de estos pues estableció una parteaguas en la forma en cómo se practica la arqueología en México”.

En sus más de 500 páginas, agrupadas en trece capítulos junto con un nutrido banco de datos, el libro reúne las investigaciones de 33 académicos adscritos a seis diferentes instituciones, cuatro mexicanas y dos europeas, como el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Instituto de Física y el Instituto de Geología, ambos de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Valencia en España.

Alejandra Monsiváis Molina

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario