Páginas vistas en total

viernes, 11 de agosto de 2017

La restauración ecológica

Oportunidad de repensar viejos dogmas en el ámbito de la restauración y disciplinas afines, a la luz de un amplio muestrario de tipologías de degradación que ofrecen los ecosistemas semiáridos. 



España / ciberpasquinero

La ecología de la restauración es una disciplina muy joven en términos académicos.
Desde los años 80 del pasado siglo se viene desarrollando un marco teórico y práctico para esta rama de la ecología que aborda la restauración ecológica en todas sus facetas. 
Términos como "reforestación", "repoblación", "restauración hidrológico-forestal" o vocablos anglosajones como "reclamation", "remediation" y "rehabilitation" se usan al menos desde el siglo XIX en un contexto próximo al de la restauración ecológica, aunque bajo preceptos teóricos distintos. 
En este sentido, la ecología de la restauración parte de la teoría ecológica en términos conceptuales, aunque también adapta algunos principios, metodologías y herramientas de disciplinas como la agronomía, las
ciencias forestales y la ingeniería civil.
Existen muchos libros de texto, manuales prácticos o documentos técnicos que abordan en mayor o menor medida distintos aspectos de la restauración ecológica. 
Hay libros en donde el lector encontrará una base teórica actualizada y un muestrario de ejemplos de restauración en ambientes semiáridos. 
También manuales que la necesidad de a) conocer perfectamente la causa de degradación de un ecosistema, b) pensar en él como un sistema de interacciones íntimamente relacionadas con sus funciones ecosistémicas, c) ajustar los métodos de restauración a las necesidades, capital natural y limitaciones impuestas por el contexto local y d) no desvincular a la sociedad civil de la causa y el objetivo de la restauración ecológica. 
Sólo de esta manera se puede mejorar la eficiencia de una restauración ecológica.

Ecosistemas semiáridos
La acotación geográfica del manual al ámbito de los ambientes mediterráneos semiáridos, al menos en lo que se refiere a los ejemplos que presenten, no sólo es reflejo del campo habitual de trabajo sino también de la oportunidad de repensar viejos dogmas en el ámbito de la restauración y disciplinas afines, a la luz de un amplio muestrario de tipologías de degradación que ofrecen los ecosistemas semiáridos. 
Estos ecosistemas, ya sean naturales, seminaturales o artificiales presentan per se especiales limitaciones abióticas para los organismos, lo que los convierte en un excelente campo de pruebas para evaluar
el conocimiento que se tiene de ellos (Aronson et al. 1993). 

Cambio global
Este análisis crítico es ineludible dado el grado de fragmentación de hábitats y las tendencias climáticas bajo el actual escenario de cambio global.  
Este cambio puede tener efectos más severos a corto plazo en territorios frontera como el de los ambientes semiáridos, donde se hacen patentes los umbrales de respuesta de los ecosistemas ante los factores de cambio global.


--
Somos
Ciberpasquinero

No hay comentarios:

Publicar un comentario