Páginas vistas en total

miércoles, 26 de junio de 2013

Carlos, "combatiente" hasta último momento de su proceso en París

PARÏS (AFP)

Cuatro horas de monólogo después de seis semanas de audiencias: el venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos tuvo largamente la palabra en el último día de su proceso ante el tribunal especial de París que lo juzga en apelación por cuatro atentados mortales cometidos en Francia hace 30 años y cuyo veredicto será conocido este miércoles.

Como ya ocurrió en primera instancia, en diciembre de 2011, los jueces escucharon el miércoles a Carlos pasar revista al proceso, iniciado el 13 de mayo, antes de retirarse a deliberar.

El venezolano sabrá al final del día si el tribunal especial, compuesto únicamente de magistrados profesionales, confirma o no su condena a prisión perpetua, acompañada de 18 años de seguridad.

La fiscalía pidió nuevamente el lunes esa pena para Ilich Ramírez Sánchez, calificado de hombre "extremadamente peligroso" incluso a sus 63 años de edad.

"Les corresponde a ustedes decidir si aprueban el trabajo de los agentes de la embajada norteamericana", dijo Carlos a los magistrados el miércoles, repitiendo los calificativos que suele utilizar cuando se refiere al juez de instrucción Jean-Louis Bruguière o al fiscal Jean-François Ricard.

Antinorteamericanismo, antiimperialismo, antisionismo: en su discurso se sucedieron todos sus temas predilectos para desacreditar un proceso "irregular" cuyas pruebas fueron "falsificadas" por "manipuladores al servicio de potencias extranjeras".

"No somos terroristas, somos combatientes", dijo al tribunal.

Para la fiscalía, Carlos, partidario de la lucha armada tras abrazar la causa palestina en los años 70, pasó luego a la "guerra privada", la "extorsión" y la condición de "mercenario", acusó la fiscalía.

Según los fiscales, la encarnación de esa guerra privada fueron los cuatro atentados cometidos en Francia en 1982 y 1983 con el objetivo declarado de obtener la liberación de su compañera alemana Magdalena Kopp y del suizo Bruno Breguet, detenidos en París en febrero de 1982 en posesión de armas y explosivos.

Carlos, que ante el tribunal reivindicó "1.500 muertos, 80 de ellos con sus propias manos", negó, en cambio, toda implicación en esos cuatro atentados, que causaron once muertos y cerca de 150 heridos en París, en dos trenes París-Toulouse y Marsella-París y en una estación ferroviaria de Marsella.

Una pena de 20 años de cárcel fue pedida para la alemana Christa Fröhlich, de 70 años, acusada de haber ayudado en los preparativos de un atentado. Fröhlich, ex militante de extrema izquierda, no asistió al proceso. En primera instancia fue sobreseída.

ARCHIVOS DE LOS SERVICIOS DEL ESTE

La columna vertebral de la acusación son los archivos de los servicios secretos de los antiguos países del bloque de Europa del Este en los que Carlos tenía sus bases en los años 80. La defensa alega que dichos archivos no constituyen una prueba

Esos archivos están compuestos solamente de recortes de artículos de prensa en Rumanía, de notas de vigilancia no firmadas en Hungría, de compilaciones rumanas y húngaras en Alemania del Este. Para la defensa, se trata de "montajes" y de "fotocopias de fotocopias".

Los abogados de Carlos que, a pedido de su cliente, no lo asistieron durante seis semanas de debates, aseguraron en cambio los alegatos finales.

Carlos les pidió que lo defendieran durante el proceso, iniciado el 13 de mayo, para protestar por la actitud de las autoridades venezolanas a las que reprochó negarle apoyo financiero para sus gastos judiciales.

La abogada Isabelle Coutant-Peyre, con la cual Carlos contrajo un matrimonio religiosos sin valor legal, y el abogado Francis Vuillemin, que defiende al venezolano desde hace quince años, volvieron al tribunal el lunes para participar en los tres últimos días de audiencias.

Carlos está encarcelado en Francia desde su detención en Sudán por la policía francesa, en agosto de 1994, y purga ya una pena de prisión perpetua a la que fue condenado en 1997 por el asesinato de tres hombres en París en 1975.

La condena de Carlos a una pena de seguridad en el proceso actual podría tener repercusiones sobre sus posibilidades de pedir una liberación condicional en el marco de su primera condena.

Una instrucción aún en curso podría volver a llevarlo a comparecer ante la justicia por el cargo de presunto organizador de otro atentado: el cometido contra el Drugstore Saint-Germain de París en septiembre de 1974, que causó dos muertos y 34 heridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario