Páginas vistas en total

lunes, 10 de junio de 2013

La posible extradición de la 'fuente' de Hong Kong a EEUU sería complicada

HONG KONG (AFP)

Todo intento de extradición del estadounidense Edward Snowden, autor de las revelaciones sobre el programa de vigilancia de comunicaciones en Estados Unidos, será un proceso largo y complicado, consideraban este lunes expertos en Hong Kong, una región administrativa especial del sur de China.

Estados Unidos y Hong Kong firmaron en 1996 un tratado de extradición, antes de que la antigua colonia británica fuera restituida a la república popular China, pero este tratado, firmado con la "autorización" de Pekín, garantiza a Hong Kong el derecho de negar la extradición cuando en juego está "la defensa, los asuntos exteriores, el interés general o la política pública" de China, una cláusula sibilina que concretamente otorga a Pekín -que controla las relaciones internacionales y de defensa de Hong Kong- un derecho de veto.

El politólogo Johnny Lau, especialista de China, estima que Estados Unidos y China, las dos primeras potencias económicas mundiales, tienen un enfoque generalmente muy pragmático de estos contenciosos. "Hay que mirar de cerca los intereses que están en juego. Aquí no se trata más que de un evento menor que no afectará al amplio campo de cooperación sino-estadounidense", explicó a AFP.

Este punto de vista lo comparte David Webb, un antiguo banquero reconvertido en la lucha por la transparencia política y económica, según el cual China no se opondrá a la extradición de Snowden a la vista de los temas sensibles en la mesa entre los dos países. "Estados Unidos acusa a China de piratería y de espionaje informático, pero la NSA (Agencia de Seguridad Nacional estadounidense) y otras agencias hacen lo mismo", observa.

En una entrevista publicada por el diario británico The Guardian, Snowden, un estadounidense de 29 años que trabajaba para un subcontratista de la NSA, indicó haberse refugiado en Hong Kong debido a su "sólida tradición de la libertad de expresión". "Hong Kong tiene la reputación de (garantizar las) libertades a pesar de la República Popular de China", justificó.

Hong Kong fue restituida a China en julio de 1997, pero el territorio tiene un estatus de semi-autonomía y conserva su ley fundamental, su moneda y su sistema judicial, según el modelo preconizado por China: "Un país, dos sistemas". Los habitantes gozan de una libertad de expresión desconocida en el continente y Hong Kong es la única ciudad china en la que se conmemora cada año, sin trabas, la sangrienta represión de las manifestaciones estudiantiles de Tiananmen en 1989.

Ni el consulado estadounidense, ni las autoridades de Hong Kong desearon expresarse sobre la presencia de Snowden en la megápolis china.

En el plano jurídico, dos escuelas se enfrentan.

Según el abogado y diputado del Civic Party, Ronny Tong, Estados Unidos no podrá evitar aportar las pruebas de que el delito o el crimen reprochados al sospechoso caigan también bajo la ley hongkonesa. "No tenemos ley sobre la obligación de reserva. Esta se aplica únicamente a los funcionarios y los responsables gubernamentales, no a las personas privadas", aseguró.

El diputado prodemocracia James To también opinó que será "complicado" para Estados Unidos obtener la extradición de Snowden si se admite que no cometió ninguna infracción penal en Hong Kong. La diputada pro-Pekín Regina Ip, antigua secretaria para la Seguridad del Gobierno, considera al contrario que la ciudad estará "obligada de honrar los acuerdos" pasados con Estados Unidos y animó a Snowden a irse por iniciativa propia.

Snowden podría buscar refugio en un consulado extranjero como Julian Assange hizo antes que él en Londres al acudir a la embajada ecuatoriana, sugirió David Webb. Al diario The Guardian, Snowden confesó que miraba hacia Islandia, reputada por apoyar a "quienes defienden la libertad en internet". En su página en internet, la diputada islandesa Birgitta Jonsdottir, especialista de los medios de comunicación electrónicos y de la protección de datos privados, estimó que era su "deber asistir y aconsejar a Snowden", afirmando examinar "las condiciones de seguridad del asilo político" en Islandia que "podría no ser el mejor lugar" a nivel jurídico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario