Páginas vistas en total

jueves, 20 de junio de 2013

Rusia y China, furiosas por un informe de EEUU sobre el tráfico de personas

PEKÍN (AFP)

Rusia se declaró este jueves "indignada" y China calificó de "arbitrario" un informe estadounidense que acusa a estos dos países de no hacer lo suficiente en la lucha contra el tráfico de personas.

En este documento publicado el miércoles por el departamento de Estado, Estados Unidos añade a las dos potencias, así como a Uzbekistán, en la lista de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de personas.

El informe también mantiene en la lista a Cuba -debido al turismo sexual y al abuso de menores-, país que rechazó "enérgicamente esta calumnia" y pidió "de una vez que se ponga fin a esta bochornosa designación", informó el ministerio de Exteriores.

Washington, que quiere erradicar el "mal" que representa la esclavitud moderna, podría apoyarse en este informe para decidir unilateralmente sancionar a Rusia y China, dos países en su campo de tiro en materia de derechos humanos.

"Por lo que respecta a la posibilidad de tomar sanciones unilaterales contra Rusia (...), el simple hecho de plantear esta cuestión provoca la indignación", declaró el ministerio de Exteriores en un comunicado. El informe denuncia, por ejemplo, casos de "falta de pagos de salarios, de agresiones físicas, de condiciones de vida extremadamente malas" en Rusia.

"Desgraciadamente, en vez de llevar a cabo un estudio profundo y objetivo sobre el tráfico de personas, incluido en el territorio de Estados Unidos, los autores del informe utilizan de nuevo una metodología inaceptable según la cual los gobiernos están clasificados en función de la simpatía política o de la antipatía del departamento de Estado estadounidense", añadió Rusia en el comunicado.

Rusia se declaró este jueves "indignada" y China calificó de "arbitrario" un informe estadounidense que acusa a estos dos países de no hacer lo suficiente en la lucha contra el tráfico de personas.

Este jueves, Pekín optó por una línea de defensa similar a la rusa y pidió a Estados Unidos que deje "de emitir juicios unilaterales y arbitrarios" en su contra. "Creemos que la parte estadounidense debería adoptar una visión objetiva e imparcial respecto a los esfuerzos de China (para acabar con la trata) y dejar de emitir juicios unilaterales y arbitrarios sobre China", declaró la portavoz de la diplomacia china, Hua Chunying.

En el caso de Pekín, bestia negra de Washington en lo referido a derechos humanos, el informe describe que "el tráfico de personas es abundante entre la población migrante interna" y señala que "el trabajo forzado sigue siendo un problema, incluidos los hornos de ladrillos, las minas de carbón y las fábricas".

Hua prefirió insistir en "los sólidos esfuerzos" realizados por China en la lucha contra el tráfico de personas y los "destacados progresos" que habría registrado el país en ese ámbito. "Hemos mejorado continuamente nuestra legislación interior, reforzado el mantenimiento de la ley y las medidas judiciales y cooperado con todos los países, en particular con los vecinos de China", afirmó la responsable.

El departamento de Estado estadounidense también denuncia la política del hijo único, que condujo a una proporción de "118 niños por cada 100 niñas" en China, lo que alimenta la demanda del tráfico de mujeres extranjeras para casarse con hombres chinos y de la prostitución.

Estados Unidos estima que todavía hay 27 millones de personas sometidas a esclavitud en el mundo. "Tenemos una obligación moral de hacer frente a este desafío. La trata de personas es un atentado a nuestros valores de libertad y de dignidad humana", declaró el secretario de Estado, John Kerry.

Unidos por intereses estratégicos ante los países occidentales, recientemente China y Rusia presentaron otros frentes comunes contra Washington, como su apoyo al régimen del presidente sirio, Bashar al Asad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario