Páginas vistas en total

jueves, 30 de agosto de 2012

Proyecto Atención Integral para Reducir Daños que Produce la Discapacidad

• Realizarán trabajo de campo como prestadores de servicio social en la iniciativa Atención Integral para Reducir Daños que Produce la Discapacidad, en la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo

Alumnos de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM colaborarán como prestadores de servicio social en el proyecto Atención Integral para Reducir Daños que Produce la Discapacidad, en la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del Instituto de Neurobiología (INB), con el propósito de ofrecer diagnóstico y neurohabilitación temprana en recién nacidos expuestos a factores de riesgo de daño cerebral en la etapa prenatal y perinatal.
Su participación consistirá en trabajo de campo para recuperar a los pacientes que desertan, así como animar a los padres para que continúen con la atención de sus niños y lograr adherencia al tratamiento.
En el acto de apertura de esta actividad, realizado en el campus Juriquilla (Querétaro) de la UNAM, Carlos Arámburo de la Hoz, coordinador de Investigación Científica, afirmó que "colaboraciones como ésta, dan idea de la riqueza de una institución como la nuestra. Asimismo, podemos constatar las fortalezas de nuestra casa de estudios para sumar esfuerzos y visiones alrededor de proyectos no sólo pertinentes, sino trascendentes para dar solución a un problema de salud importante. De hecho, alrededor de una quinta parte de las discapacidades en el país se originan en las etapas prenatal y perinatal".
Por ello, es importante que al trabajo científico del INB se sumen los esfuerzos de los profesionales en el campo referido. "Su colaboración será importante para consolidar el proyecto no sólo con miras a dar una visión de futuro, sino para tener mayor impacto", enfatizó.
A su vez, Leticia Cano Soriano, directora de la ENTS, destacó que en este esfuerzo conjunto se cuenta con el apoyo del Instituto Mexicano de la Juventud, que otorgó becas a los prestadores de servicio social, y de la Dirección General de Orientación y Servicios Educativos de la UNAM.
Esta colaboración, aseveró, rompe paradigmas, pues vinculamos un trabajo de alta especialidad de investigación científica con aspectos sociales desde los propios entornos de la población usuaria de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo.
Lo aquí realizado es distinto no sólo porque se realizará los fines de semana, sino porque estará apoyado por académicos con gran compromiso social y porque contribuirá a recuperar la dinámica sociofamiliar, enfatizó.
La experiencia será enriquecedora para los 18 alumnos que realizarán trabajo de campo y los tres que harán labor de gabinete, es decir, los encargados de analizar y sistematizar la información obtenida, apuntó.
En su oportunidad, Raúl Paredes Guerrero, director del INB, consideró que las actividades que realizarán los universitarios tendrán impacto social importante y repercutirán en la labor del instituto.
Al presentar el proyecto, Thalía Harmony Baillet, jefa de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo, señaló que su labor consiste en estudiar a recién nacidos con factores de riesgo de daño cerebral desde el parto, "pero queremos llegar hasta los ocho años de edad, porque la afectación pocas veces tiene secuelas de parálisis, pero sí implica problemas relacionados con la actividad cognoscitiva, como trastornos de lenguaje, aprendizaje y atención".
Una vez que nuestros pacientes han logrado un desarrollo psicomotor adecuado, necesitamos conocer qué pasa con su evolución cognoscitiva; desgraciadamente, muchos de los padres, por diversas causas, desertan del proyecto y nuestra investigación se ve truncada, explicó.
Por eso, una de las tareas de los jóvenes será recuperar a los niños que hemos perdido y hacer conciencia en las nuevas mamás y papás de la importancia del tratamiento y de continuar con nosotros hasta los ocho años, recalcó.
También, buscamos ser autosuficientes y, en ese sentido, el segundo planteamiento del proyecto es realizar un estudio socioeconómico de las distintas familias para tener una aproximación adecuada de en cuánto podrían contribuir con nosotros para seguir con este trabajo, mencionó.
Por su parte, Juliana Ramírez Pacheco, jefa del Departamento de Servicio Social de la ENTS, indicó que los prestadores estudiarán la dinámica sociofamiliar de los usuarios de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo, tanto de los que han desertado como de los constantes.
Asimismo, buscarán sensibilizar a los padres para que se sientan corresponsables y copartícipes en la atención de sus hijos. Se abrirá la posibilidad de lograr dos o tres sesiones de trabajo con el propósito de intercambiar ideas o asesorías, subrayó.
Los alumnos de la ENTS realizarán el servicio social en Juriquilla los fines de semana del 18 de agosto al 15 de diciembre.
Al término de la ceremonia, se entregaron constancias de participación y becas a los prestadores de servicio social y los jóvenes hicieron un recorrido por las instalaciones de la unidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario