Páginas vistas en total

miércoles, 27 de agosto de 2014

Humanos, moscas y gusanos tienen mecanismos moleculares comunes

Un estudio internacional en el que ha participado el Centro de
Regulación Genómica de Barcelona ha descubierto que humanos, gusanos y
moscas tienen mecanismos moleculares comunes, un hallazgo útil para la
investigación de la célula y, en consecuencia, la aparición de
enfermedades.
La investigación la ha llevado a cabo un equipo internacional, con
científicos del Centro de Regulación Genómica de Barcelona, mediante
la comparación de dos grandes consorcios de investigación, la
Encyclopedia of DNA Elements (ENCODE), que acumula información del
genoma humano, y el Model Organism ENCODE, que incluye datos sobre la
mosca y el gusano.
Los investigadores han comparado las secuencias del ARN de las células
en diferentes especies de animales y han logrado identificar algunos
grupos de genes que trabajan juntos en humanos, moscas y gusanos.
Según la coautora de este trabajo e investigadora del CRG Sarah
Djebali, el estudio, el primero que compara de forma tan minuciosa
especies tan distantes, "ofrece un mapa de las regiones más
importantes del genoma, que orientará a la comunidad científica en
futuros trabajos de investigación relacionados con el funcionamiento
básico de la célula y, por extensión, con la aparición de
enfermedades".
Concretamente, el estudio comparó el transcriptoma -todo el ARN de una
célula- en tres especies muy estudiadas en investigación, el gusano C.
elegans, la mosca D. melanogaster y los humanos, y descubrió conjuntos
de genes que se expresan en las tres especies, la mayoría de ellos
implicados en el desarrollo embrionario.
Además de confirmar la existencia de esos conjuntos de genes, los
investigadores han constatado que la tres especies cuentan con una
proporción similar de transcripción de genes, tanto los que sirven
para producir proteínas como los que no.
La investigación confirma asimismo la creencia de que todos los
animales pasan por un mismo estadio durante el desarrollo, la llamada
"hipótesis del reloj de arena".
Comparando el estado del ADN y del ARN, los científicos del proyecto
han logrado también predecir cuantitativamente los niveles de
expresión de los genes de la actividad del ADN, una especie de modelo
universal de medición basado en un conjunto de parámetros que sirve
independientemente del organismo que se esté estudiando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario