Páginas vistas en total

lunes, 1 de julio de 2013

Europa y el Mundo Espionaje de EEUU en Europa: “El tío Sam se comporta muy, pero que muy mal”

Las nuevas revelaciones sobre el espionaje del que han sido objeto las embajadas y delegaciones de los países de la UE en Estados Unidos por parte de la agencia de inteligencia norteamericana NSA han provocado un choque en los aliados europeos y la reacción, entre indignada y fatalista, de la prensa europea.

El 30 de junio Der Spiegel reveló que la representación diplomática de la Unión en Washington, así como la que mantiene en el seno de la ONU en Nueva York, y ciertos edificios del Consejo en Bruselas, estuvieron sometidos a escuchas del programa "Dropmire" de la NSA. El mismo día, The Guardian publicóque Francia, Italia y Grecia estaban entre los objetivos prioritarios de la agencia norteamericana. Una situación embarazosa para los europeos, a una semana de la apertura de las negociaciones del tratado trasatlántico de librecambio (TTIP).

En Alemania, Die Welt titula “Alemania y la UE en el punto de mira de los agentes estadounidenses” e intenta desdramatizar la situación. En su artículo de opinión de portada el diario escribe que:

Die Welt, Berlín

No es de buen gusto espiar a los amigos, [...] pero eso ocurre tanto en la vida privada como en la política. En la vida privada, eso se puede solucionar con un divorcio, en la política, sin embargo, una separación duradera sólo se admite de forma pasajera. Tarde o temprano nos necesitaremos el uno al otro. [...] El Gobierno alemán no se enfadará ni con los británicos ni con los estadounidenses, pero continuará aceptando las pistas [sobre la lucha contra el terrorismo] y mostrándose agradecido, porque sus propios servicios secretos se han visto sometidos a recortes presupuestarios.

En Austria, Die Presse titula en portada “Indignación hacia los Estados Unidos: como durante la Guerra Fría”. El diario vienés entiende la indignación de los alemanes y subraya que Alemania ahora mismo es a la vez el “chivo expiatorio y la víctima del ataque” y corre el riesgo “de hartarse bien pronto”:

Die Presse, Viena

Los alemanes ya saben que son un “socio de tercera fila” para los Estados Unidos, una víctima de los ciberataques, y que la NSA no mira de reojo a ningún otro país europeo tanto como al suyo. Para la ministra de Justicia alemana, [Sabine] Leutheusser-Schnarrenberger, esta actividad recuerda a “la que se practicaba entre enemigos durante la Guerra Fría”. Y no podemos querer eso.

“Silencio, un amigo te escucha”, escribe Il Corriere della Sera, en su editorial, parafraseando un conocido póster de propaganda de Mussolini. Para el diario de Milán, que titula en portada el “espionaje estadounidense, la ira de Europa”:

Corriere della Sera, Milán

las revelaciones de Edward Snowden […] dicen mucho sobre la manera en que los estadounidenses vuelven sus grandes pabellones auditivos electrónicos sobre sus aliados. Sobre Alemania en concreto. Eso no debe sorprender, visto su peso económico. Los agentes siguen siempre el dinero — “Follow the money” es su consigna. […] Somos amigos, desde luego, pero a fin de cuentas, cada uno a lo suyo. […] Hoy Europa protesta, con razón. Pide explicaciones a Estados Unidos por todos los datos que la NSA ha archivado. Y hay quien pide retorsiones comerciales. Pero nadie puede negar que los Gobiernos de la UE, cuando quieren, colaboran con los estadounidenses.

“Big Brother vigila la UE”, titula Gazeta Wyborcza. El diario de Varsovia recoge que los europeos no se toman la vigilancia de las comunicaciones electrónicas tan a la ligera como los norteamericanos, una opinión que se refleja incluso en el lenguaje:

Gazeta Wyborcza, Varsovia

En Estados Unidos la intromisión del Estado en la vida privada de los ciudadanos se ve como una cierta restricción de su libertad para garantizar tanto la seguridad como para luchar contra el terrorismo. Mientras tanto, en Europa, con frecuencia se trata la privacidad como un derecho humano, que únicamente debería limitarse como último recurso. La devoción ante este principio es particularmente fuerte en la Europa germano parlante, en la que el trauma histórico del totalitarismo Nazi y la experiencia comunista de la RDA siguen todavía bien presentes.

El Periódico titula “El espionaje de EEUU desata la ira de Europa”. El diario de Barcelona señala que:

El Periódico de Catalunya, Barcelona

Las relaciones entre EEUU y la Unión Europea (UE) han quedado gravemente comprometidas tras las nuevas revelaciones de que el Gobierno norteamericano no solo se dedica a espiar masivamente las comunicaciones de los ciudadanos europeos, sino que espió la sede de la UE y que tiene como objetivo prioritario las instituciones europeas. [...] la gravedad de las revelaciones podría forzar a los dirigentes europeos a adoptar una respuesta más firme que en el pasado. Las negociaciones del acuerdo de libre comercio entre la UE y EEUU serán probablemente las primeras víctimas de este nuevo abuso de poder norteamericano.

En París, Le Monde considera que “el Tío Sam se comporta muy, pero que muy mal” al recordar que “es una práctica de servicios secretos: entre amigos, a ‘cambio de información’ al menos mientras que se ‘vigila’”. Sin embargo, el diario avala la llamada al orden realizada por la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Justicia:

Le Monde, Paris

Un poco ingenuamente, Viviane Reding aseguró el domingo 30 de junio, "que entre amigos, no se espía"... [...] Reding tiene aún más razón para protestar porque ella ya ha tenido que aceptar, ante la presión de los gigantes de Silicon Valley, una atenuación de la legislación europea sobre la protección de datos personales. Este asunto es uno de los puntos candentes de las negociaciones sobre el tratado de libre comercio entre la UE y los Estados Unidos que se inician la semana que viene.

"Los Europeos furiosos por las acusaciones de espionaje estadounidense", para el Financial Times, las revelaciones “amenazan con complicar aún más el ya de por sí exigente esfuerzo para forjar un acuerdo económico trasatlántico” justo antes del inicio de las charlas la próxima semana en Washington. El diario británico dice:

Financial Times, Londres

Se confía en el pacto no solo porque será un estímulo para las economías inactivas sino también porque solidificará las relaciones UE-EEUU una generación más. [...] Pero el informe de Der Spiegel, el semanario alemán, puede hacer que sean más difíciles al exacerbar aún más las disputas de la UE y los EEUU con respecto a las normas de protección de datos personales que se ha visto que ha sido muy latosas en los últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario